Viajes

El ULTIMO VIAJE AL MURZUK

Tenía ganas de volver a Libia y en especial al Murzuk, que es el mejor desierto que conozco y que me tiene enganchado. La primera vez me fuí con mi Toyota FZJ 80 4.5 Autana,recorrimos los 3 desiertos, el gran mar de arena, el Murzuk y el Awbary y recorrimos más de 2000 kms de dunas. Disfruté mucho con sus 215 cv de potencia, estirando hasta las 5000 rpm y creo que le saqué todo el jugo a su motor y realmente creo que es uno de los mejores todo terreno para andar por Libia, porque el consumo podría ser su gran obstaculo, pero al precio que está en Libia la gasolina, fue todo un placer.

La segunda vez que me atraví a cruzarlo , fué en camión , en un Man Kat 6x6. Era la primera vez que conducía un camión fuera de la carretera y me pareció algo impresionante, donde la tensión en la conduccion era continua a cada instante, porque al más mínimo fallo , das al traste con toda la expedición.

Asi, que esta tercera vez, no quería responsabilidades y queria ir a jugar a las dunas, y me fuí con un Buggy Polaris RZR S y tengo que reconocer que ha sido la conduccion más placentera de todas, donde sólo hay diversión y no ves el peligro por ningún lado.

Todo empezó cuando me llamaron un grupo de motoristas porque necesitaban un camión, que acompañase al suyo a entrar en el Murzuk. Lo querian cruzar con las motos en 5 o 6 días y necesitaban una seguridad extra. Es imprescindible recorrer este desierto con al menos dos camiones, porque con uno sólo al mínimo problema, es muy dificil y costoso, buscarle la solucción, pensando sobre todo en un vuelco, que es la averia más propicia. Yo no quería llevar el mío,así que me puse manos a la obra y contacté con un guia Aleman, que ya viaje otra vez con él y que posee un camión 6x6, como el mío.. A los motoristas les parecía bien, se llego a un acuerdo para llevar un guía con experiencia y todos contentos.Tambien hablé con Tono, un amigo mío y conocedor como nadie de los camiones Man Kat , así que se animó y vino tambien con otro 6x6, que dicho sea de paso es la mejor configuración para el desierto ya que el 4x4, en las bajadas es muy inestable y el 8x8 es muy poco maniobrable en las dunas ratoneras. Sólo necesitaba hacerme un hueco entre las motos para cargar mi buggy en un camión y a disfrutar...

En este viaje empezó a cuajar la idea de formar un club alrededor de los MAN KAT y poder dar un servicio de forma más continua para cualquier evento tanto en el desierto como en cualquier lugar fuera de la carretera y que se precise de camiones que puedan con todo y poder llegar a sitios impensables. Son los primeros pilares para el Club KAT 1, porque no podía llamarse de otra forma, que es la denominacion más antigua de estos modelos. Con Tono como alma mater y como poseedor de varias unidades, y con algun amigo que le ayuda y yo como poseedor de otra unidad 6x6, queremos trabajar en ello y poder dar un servicio, hasta ahora carísimo, pero con nuestro hobby como objetivo y sin ánimo de lucro, nuestras tarifas serán un gran reclamo. Una finca en la costa brava, será el centro de operaciones, donde se podré practicar y formar a todo aquel que quiera ser socio de este nuevo club. Cuando la cosa esté más madura, profundizaremos en el asunto, pero la cosa promete.

Siguiendo con el viaje,por una huelga en la naviera que tenía que partir desde Marsella, los 3 camiones tuvieron que ir hasta Italia para poder coger un ferry que les llevase a Tunez, donde yo les esperaba. Tunez acababa de terminar con las revueltas y que terminaron por expulsar al que mandaba, pero aún por las calles se respiraba un clima bastante tenso, con presencia de mucho militar, así que opté por quedarme en el hotel los 2 días que tuve que esperar a la expedición.

Pasaba gran parte del tiempo en el ordenador cutre que tenian en la cafetería, así que probé un SPOT que lo estrenaba en el viaje, por "si acaso". Es un aparatito que te manda una señal via satélite a un movil o correo electrónico preestablecido dando las coordenadas exactas donde estas. Me dejo fascinado con que exactitud, el correo dando la imagen del mapa de google, señalaba donde estaba en ese momento. Como leereis después este aparatito fué primordial, en nuestras vivencias por el desierto de Libia.

Llegó el día y la hora donde me reencontraba con los camiones, así que me cojo un taxi y me voy para el puerto de "La Goullette" a esperarlos. Por el camino y casi llegando al mismo, la carretera cortada y muchas ambulancias por todos los lados. Estoy sólo en un pais que ha tenido revueltas, en un escenario que no invita al optimismo y rodeado de ambulancias, sin saber que pasaba. Mi curisidad se incrementa y me bajo del taxi y veo en las vias del tren que hay un vagon volcado, de un tren que había descarrilado. Se oye que hay varios muertos y bastantes heridos,asi que yo poco podía hacer allí para ayudar y decido sacar la maleta del taxi e ir caminando hasta el puerto, apenas quedaba 1 km, y allí tranquilamente esperarles sentado en algún banco.

Desde mi banco, observo una pareja que me llama la atención. Un tío de unos 40 años con pintas de Aleman o Ingles y un chaval de la zona que no pasaría de los 16 años en actitud bastante cariñosa. Me quedo observandolos y como veo que el turista saca la cartera, seguramente para pagar "algun servicio",el chaval se la arrebata y sale corriendo y el turista empieza a correr detrás de él. La carrera duro varios minutos por las calles alrededor del puerto, él turista jurando en su idioma, pero el chaval corría un poco más y no pudo alcanzarle, así que se quedó sin su cartera y sin su "amor". Otra lección que aprenderá rápido en estos paises es que jamás debes enseñar donde llevas la pasta y que hay amores que matan.

Por fin veo a los camiones en la frontera, dispuestos a pasar por la última cabina. Un frontera que de lo normal se tarda unas 2 a 3 horas, esta vez y no se sabe bien porqué, quizas por que el nuevo gobierno quiere acoger con los brazos abiertos a los turistas, lo pasaron en apenas 15 minutos, sin tener que dar todas esas vueltas absurdas de ventanilla en ventanilla, para aclarar la carga de 15 motos y un buggy que llevaban los camiones. Tambien hay que decir, que eramos de los pocos turistas que bajaron del ferry, junto otro grupo de italianos, pero nada que ver con las abalanchas de franceses que normalmente desembarcan por aquí. Salimos de la cuidad con destino a las playas de Hammamet, donde pasaríamos la noche. Tenemos 5 días para llegar hasta el sur de Libia y nos lo tomamos con mucha calma. Allí, via avión, llegaran el resto del grupo (15 personas) mucho más descansados que nosotros, que vamos 6 personas repartidas en 3 camiones y que recorreremos más de 2000 kms hasta el reencuentro.

Por la mañana , últimas compras en Tunez y esa noche la pasamos cerca ya de la frontera con Libia, concretamente en el pueblo de Medenine y con intenciones de pasar hacia el mediodía para poder recorrer bastantes kilometros antes que se ponga el sol, porque no queremos conducir de noche. En la frontera muchos menos coches de lo habitual, algo extraño, pero con las revueltas de Tunez, quizas ese era el motivo. Pues no, por lo visto les cobran un nuevo impuesto a los tunecinos que quieran cruzarla porque muchos de ellos iban a comprar todo tipo de productos a Libia donde dicen que es todo más barato y revenderlo en su pais. Un continuo ir y venir de coches a por todo tipo de productos. El trasiego de vehiculos destartalados en esta frontera era algo sub-realista. Ves coches que parecen imposible que puedan andar, pero que para muchos era su herramienta de trabajo y alguno ya les ha jodido. En todos lados cuecen habas...

Formalizamos nuestro habitual "soborno" a los guardias de la frontera a base de buen whiski, para agilizar los trámites aduaneros. Lo que no saben es que es de garrafon y rellenado en botellas de Cardú. Y en unas 4 horas estamos listos para continuar el viaje por tierras de Libia. En alguna ocasión hemos llegado a estar hasta 8 horas para cruzarla. Esta vez fueron rápidos y sin muchos "tocahuevos". Esperamos a los de la agencia de viajes que nos traen al guia y al policia , que es obligatorio cuando entras en este país y que nos acompañaran durante todo el trayecto.

Conocemos unas carreteras secundarias que nos ahorran unos cuantos kms, para coger la carretera que baja hacia el sur, pero cual es nuestra sorpresa, que nos abligan a realizar el trayecto por la autovia, pasando cerca de la capital, Tripoli. Es una vuelta de bastantes más kms y es la peor autovía, en cuanto a tráfico, de las que conozco, te adelantan por la derecha, por el arcen,donde hay dos carriles entran 3 y hasta 4 coches a la vez, en fin toda una odisea, pero que no tiene solución. El poli se pone muy pesado en ese aspecto, por donde tenemos que ir, así que ya de noche y con un tráfico horroroso, llegamos hasta el hotel, donde pasaríamos la primera noche en Libia. El guia y el policia, como estamos fuera de nuestra ruta habitual y no conocemos la zona nos recomienda un hotel "de Gadaffi" como casi todos , pero lo que creo es que nos quieren tener bien vigilados. Las miradas del personal del hotel les delataban. Noto una sensación un poco rara, pero quizas sea porque no conozco el sitio.

Alguna manisfestación esporádica es todo lo que habíamos oído que se estaba produciendo en la Libia de Gadaffi, pero nunca imaginábamos la que se estaba cociendo y por eso quizas fué una de las razones que nos obligaron a coger esa carretera para que a todo turista lo querían tener controlado desde el mismo momento que entraba en su pais. Esta deducción la saqué despues de todo lo vivido.

La noche siguiente la pasamos en el camping de Sebha, parada habitual, ya en nuestra ruta de siempre, donde repostamos hasta los topes de agua, gasoil y gasolina para las motos, ya que durante muchos días no ibamos a poder hacerlo. La capacidad de carga de estos camiones es realmente asombrosa, hay sitio para todo. Llegamos con un día de adelanto sobre el programa previsto y una vez en el camping de Tekarkiba, punto de encuentro con el resto del grupo, bajamos todas las motos, las preparamos y deseosos de disfrutar de unos paseos por los lagos del Awbary, que estaban relativamante cerca de donde estábamos.

Una vez puesto a punto mi buggy, me doy el primer paseo por las dunas y joder! ¡que gozada!. Creo que voy a disfrutar como un niño con este juguetito que me he traido. Duna arriba, duna abajo, laterales, saltos, pasos de cresta con inclinación, todo lo que no te atreves a hacer con el todo-terreno lo puedes hacer con el buggy, esto no vuelca ni queriendo, pensaba yo y gracias a dios así fué. Aunque hubo porra de que ocurriria. En dos días ya le había metido casi 200 kms y el cacharrin iba de maravilla, me lo estaba pasando en grande. Esa noche entra el camping un Pinzauer 6x6 de unos franceses, bastante amables por cierto, para ser gabachos, y charlando con ellos un buen rato,me lo enseñaron por todos los lados , lo habian restaurado a conciencia y estaban muy orgullosos de su camioncito.

Al día siguiente uno de esos franceses se baja de un Toyota local , que utilizan para llevar turistas a los lagos y se acerca hasta nosotros con cara desencajada y nos dice que ha volcado cerca del lago Ghabron, a unos 40 kms de donde estábamos, así que nos ponemos en marcha, con uno de los camiones por si hay que eslingarlo y yo con el buggy, claro. Al final cuando llegamos y gracias a otro Toyota de turistas lograron ponerlo de pié, pues sólo estaba recostado. El pinzauer 6x6, muy coqueto, pero demasiado estrecho para el peso que llevaba y eso hizo que volcase en la primera situación comprometida. Nos dan las gracias de todas formas por habernos preocupado y asistir en su ayuda y nos volvemos para el camping porque estan a punto de llegar el resto y tenemos que darles la bienvenida. Algunos es la primera vez que estan en Africa y todos queremos que tengan de Libia un gran recuerdo, como así fué.

Llega el grupo, muchos con cara de cansados y la mayoría con ilusión por empezar una de las travesias más fascinantes que se pueden hacer en un desierto. Para las motos va a ser , un escenario único, donde van a poder jugar en cada una de las dunas, algunas de más de 300 metros de altura y en donde los camiones tienes que ir buscando la duna más facil, pero que aún y todo son de una gran dificultad. La misión de mi buggy es aqui fundamental: tengo que buscar la mejor ruta. Si queremos cruzarlo en 6 días como máximo, los camiones no pueden tener apenas atascos y entrar en un cordon de dunas sin una salida fácil, puede ser un infierno, asi que mi misión era ir encontrando todo el rato el mejor paso entre las dunas. Todo el rato para adelante y para atrás y cuando encontraba el paso bueno e idóneo para meter los camiones, les marcaba la ruta y lo hacian sabiendo que hay una salida lo suficientemente suave como para cruzar el cordon de dunas y asi un cordon tras otro hasta completar los casi 450 kms que tiene desde la entrada hasta la salida.

Empezamos a tener algún problema que otro con el telefono satelite, que es imprescindible, para poder entrar en el Murzuk, donde vamos a estar 5 o 6 días incomunicados con el exterior y sólo el satélite te puede ayudar en caso de una emergencia. No le dimos importancia, porque pensabamos que era muy puntual. Yo por si acaso activaba mi Spot, todos los días a la mañana y la tarde, más que nada que me quedase marcada la ruta y en casa puedan seguirme por donde ando.

Fué una vez entrado en el desierto cuando dejaron de funcionar totalmente, pero los ánimos estaban demasiado euforicos como para abortar el viaje, siempre pensando que "mañana" volverían a la normalidad. Hubo un aviso común para todos y se advertió de que en caso de un accidente, no podríamos contactar con nadie, así que sobre todo disfrutar con las motos , pero con mucha prudencia. Eran grandes moteros, asi que eso nos tranquilizaba un poco. Yo por mi parte sabía que era muy dificil tener un accidente con el buggy, pero por si acaso siempre iba bien atado y con los cinco sentidos en la conducción. Los camioneros son prudentes por naturaleza, asi que por su lado tambien tranquilidad.

Los primeros días transcurrieron segun lo previsto, todo el mundo disfrutando del momento, los nóveles no daban crédito a lo que veían todo el rato, unas dunas que las disfrutaban, como el mejor surfista en las grandes olas. Los camiones a su ritmo,sin prisa pero sin pausa y sin ningun percance grave, que era lo importante. Las presiones tienen que ir tan bajas, a unos 0,5 a 0,8 que alguna vez desllantaban en alguna maniobra brusca, pero en unos minutos se arreglaba y a continuar ruta. Chapó para los integrantes del camión de los moteros, un iveco de casi 400 cv, muy valientes, para ser la primera vez en el Murzuk .Tenían experiencia en arena de Mauritania, pero como ellos mismos reconocían, nada tiene que ver con el Murzuk. Pero sobre todo eran grandes compañeros que se prestaban rápidamente para ayudar en lo que sea.

Este camión en un paso un poco complicado, optó por tirarse cara abajo, antes de arriesgar y provocar un vuelco y se metió en un olla de dificil salida . No habia forma de sacarlo,por sus medios no podia y era imposible llegar con las eslingas, así que se optó por vaciarlo, quitarle casi 2000 kgs de agua, comida, bolsas, etc. Nos costó un rato , pero estabamos más de 20 tíos , así que habiendo muchos voluntarios,lo vaciamos relativamente pronto y fueron suficientes los kilos que le quitamos para poder salir después de la olla sin complicaciones. A veces esos kilos de más, son muy traicioneros para poder salir airosos en algunos pasos. Este camión es un 4x4 y el peso le penaliza mucho más que a los 6x6.

Por las noches, todo era fiesta en el campamento, lo primero y antes de caer el sol, se hacian las motos y el buggy: mirar aceite, limpiar filtros,comprobar presiones, repostar, etc., para dejarlas listas para el día siguiente, después una gran cena como todos los días. Allí se comentaban todas las anecdotas del día y se respiraba un gran ambiente. Muchas bromas y gran compañerismo. Teníamos grandes cocineros y buena materia prima, así que una gran combinación para que estuviese todo exquisito. Por supuesto cervezas muy frias para las gargantas resecas. Los más juerguistas y base de ir vaciando la bodega, les daba la madrugada entre risas y cánticos. Eso si, a la mañana siguiente no podía nadie tener resaca porque nadie podía estar despistado y conduciendo a la vez.. Alguno sufrió más de la cuenta pasando dunas y se acordó de los cubatas de la noche anterior. Aunque todos los días el paisaje era muy parecido,dunas, dunas y mas dunas, todos estabamos disfrutando muchísimo, cada uno con su vehiculo.. Los días iban pasando y nadie decía estar cansado. Eso era buena cosa.

Ya en el último día y cerca de la salida,nos quedaba una de las dunas más difíciles para los camiones, donde su puntiaguda cresta hace que tengamos que tirar de pala para aplanarla y poder pasar los camiones con planchas y despues eslingando desde el otro lado de la duna con el camión que acaba de subir para salir del Murzuk. Un lugar donde hemos disfrutado una vez más con su majestuosidad y donde nadie ha tenido el más minimo problema fisico y eso ha sido de agraceder, pues si hubiese pasado algun accidente lo hibieramos tenido realmente crudo, dada la situación que se vivía en el pais y encima nosotros sin enterarnos de nada.

Tono, que venía en su camión KAT 6x6, tiene algun contacto en la base de repsol que posee en Libia y siempre estaba esa carta para cualquier emergencia. Pero bastantes problemas tenían ellos, sacando al personal del pais, como para poder atendernos a nosotros con algun accidentado. Asi que nuestro angel de la guarda, o el dragon que dicen cuida el desierto estuvo esta vez de nuestro lado.

En los últimos kms de ruta que estabamos ya saliendo del Murzuk, me entra un mensaje via satélite, lo habiamos llevado encendido por si acaso toda la ruta, pero nunca tenía cobertura y dedía lo siguiente: "Libia esta en guerrra, quedaros donde estais, que os vamos a sacar de ahi"

Mi cara debió ser todo un poema, no tenia palabras y me quede unos minutos intentando explicarme lo que estaba leyendo en el teléfono. Empece a poner los ¿Pooorqueee? , como dice Maurinho, a que nos mandasen por aquella carretera, a que nos llevasen a un hotel muy controlado, a que no funcionaron los teléfonos satelites...

Los habian cortado para intentar controlar las revueltas y por eso creo que la situación que vino después llevaba tiempo cociendose pero que creían que la podían controlar. Y no ha sido así.

Reunimos a todo el grupo y les explicamos la situación, no hubo ninguna reacción de pánico, ni nada parecido y eso tambien hay que agradecer a todos los participantes de esta travesía. Son un gran grupo, que van siempre juntos y en situaciones como ésta, se nota. Sólo nos quedaba esperar e intentar hablar con casa para poder saber realmente que pasaba. No había forma, los teléfonos satélites seguían sin covertura y sólo Dios sabe porque me llegó ese mensaje en ese momento. La travesia prevista una vez salidos del desierto era volver al camping y de alli vía Tripoli salir en vuelo para España y los camiones por carretera, tambien vía Tripoli buscar la frontera de Tunez. Seguramente en el camino más inseguro, para regresar.

El mensaje era claro, no nos podíamos mover sin saber que pasaba en Libia, y porque en principio era eso lo que me ponía en el mensaje recibido. Nosotros estabamos en el desierto y allí era territorio "seguro". Ni los romanos en su época, ni los nazis en la segunda guerra mundial, pasaron por el Murzuk, así que nadie iba a entrar al desierto porque entre otras cosas allí no hay nada, no vive nadie,sólo hay arena.

Durante la noche le di muchas vueltas a la cabeza y así como yo, casi nadie pegó ojo. Esa misma noche el policía y el guia se fueron hasta el pueblo más cercano para intentar traer algo de información, eran unas 4 horas en coche, así que ya no los veríamos hasta el día siguiente, si es que volvían, por que igual les "hacian prisioneros" y cantaban donde estabamos el grupo e igual venian a por nosotros y también nos hacian prisioneros. Nunca me había tocado estar en un pais "en guerra" , así que la imaginación trabaja mucho y llegas a pensar cualquier cosa...

Nos levantamos como de costumbre, pero la gente desayunó algo más de lo normal, no vaya a ser que sea lo último bueno que comamos en tiempo, pensó alguno. Las horas se hacían eternas , hasta que a media mañana aparecen el guia y el policia con la información que todos deseabamos escuchar. Segun ellos "No pasa nada", sólo algun tiroteo en el norte del pais, pero que estemos tranquilos y que nos relajemos. Sus caras decian todo lo contrario, yo les noté demasiado nerviosos como para ser ciertas las noticias que traían. Tal vez por que aún tenían que cobrar parte de sus honorarios con nosotros, así que liquidamos las cuentas con ellos, por saber si esa podría ser una de las razones de que nos estuvieran mintiendo. Como no recibíamos ningún mensaje por el satélite y seguíamos sin poder conectar con nadie y alli no podíamos quedarnos enternamente, tampoco teníamos viveres para quedarnos muchos días allí, así que decidimos acercarnos todos también hasta el pueblo y poder llamar desde algún teléfono local a casa e informarnos lo que realmente pasaba. Nos quedaban 4 horas de ruta, sabíamos que teníamos que pasar por un puesto militar que hay en la ruta hasta el pueblo y eso nos preocupaba.. Una vez a su altura no vimos nada extraño y sin parar decidimos continuar, porque si era cierto lo de la guerra, tampoco sabiamos de que lado estan los militares de esta zona.

Unos kms más adelante nos cierran el camino dos Toyotas con militares armados. Cuando estamos todos reagrupados con ellos y tras unas palabras en arabe con nuestro guia, nos dejaron continuar nuestra ruta. No nos aclaran nada, así que seguimos hasta el pueblo.

En una de las paradas a reagruparnos, lo haciamos cada 50 kms más o menos, decido que ya es hora de acabar con la travesia en buggy y lo subo a uno de los camiones.¡ He recorrido casi 1000 kms por las dunas! y la verdad que puedo decir que ha sido el vehiculo con el que más me he divertido y además no ha tenido ningun problema de nada. Sin duda ha sido un gran acierto venir con él.

Casi al anochecer llegamos al pueblo de Serdeles o Al Awaynat, donde aparentemente todo esta normal y tranquilo. Igual tenian razón nuestro guía de que no pasaba nada y el que mandó el mensaje exageró demasiado. Pasamos la noche en el camping del pueblo, pero antes intentamos hablar con nuestras familias, con la embajada, con repsol y poco a poco fuimos enterándonos que pasaba realmente. Nuestros teléfonos seguian sin tener cobertura, y si conseguias linea , a la siguiente llamada ya no pillabas cobertura. Se vé que una vez que utilizabas un movil extranjero, de alguna forma te lo inutilizaban,pero lo que si funcionaban eran los teléfonos locales, así que compramos unos cuantos y se cargaron con el máximo posible, pues con las conferencias al exterior se agotaba el saldo rápidamente.

La situación no era tan dramática como en el mensaje, pero si que estaban evacuando a todos los turistas y que el jefe de seguridad de la base de repsol, junto al consul estaban llevando a cabo la mision de sacar a todo español que andase por allí. Nuestro problema era que nadie habia podido hablar con nosotros durante todos esos días. Las noticias de la television "de Gadaffi" era normalidad y de fiesta en Tripoli. Sólo se veian imagenes de apoyo al lider, así que esa información no era real y no nos valía. Cuando pillábamos el canal de France 24,que no siempre por que en el bar del camping, donde estaba la televisión había un grupo de personas,con pinta de " polis de paisano "que sólo querian ver la televisión nacional, en cuanto salian fuera poniamos dicho canal y ya la situación cambiaba radicalmente y se veían los disturbios con muertos de Tripoli, de Bengasi, y de otras ciudades del norte, que aunque estaban muy lejos de nosotros, no sabes hasta donde pueden acercarse las revueltas, ni cual va ser el siguiente pueblo en comenzar las trifulcas. Tampoco sabíamos excatamente si respetaban a los turistas, o podían ser objetivos para propaganda gratuita de algun exaltado. Hablamos con el consul de España en Argelia, que estaba intermediando con la policia de Ghat, para abrir una frontera con Argel que lleba más de 30 años cerrada y poder evacuarnos por allí, via Djanet (Argelia). Tambien se barajaba el mandarnos un helicoptero, que entrase de "extranjis" en territorio Libio y sacarnos rápidamente, pero eso suponía dejar todo el material que eran los 3 camiones, las 15 motos y mi buggy y la verdad nadie tenía ganas de dehacerse de tan valioso material.

Tambien nos comunicaron que sabían donde estábamos en todo momento y que estábamos bien gracias a mi SPOT, que todos los días llegaba el mensaje con las coordenadas y que por eso sabían que nos moviamos por las dunas del Murzuk con aparente normalidad.

Teniamos un problema añadido que era que todo el grupo que había venido en avión, se encontraba sin pasaporte, pues se los quedo la agencia de viajes, porque a los 5 días que entras en Libia , hay que volver a sellar con un cuño especial, si no lo haces en tiempo tienes una fuerte multa y como ibamos a estar dentro del desierto, pues se los queda la agencia y a la salida te los entrega para el regreso por Shaba, cara a Tripoli. La oficina de la agencia estaba a más de 400 kms, asi que mandamos a un taxista a por ellos. Sin ellos se complicaba aún más nuestra salida y entrada a Argelia por Ghat. Decidimos continuar hacia el sur y acercarnos a Ghat,unos 90 kms, pues nuestro ritmo de viaje con los camiones es de 70-80 kms /hora y el taxista puede ir a 120, asi que era mejor esperarle alli y ganar algo de tiempo. Nuestra sorpresa es que la policia local de Serdeles nos prohibe el paso hacia el sur, porque dice que el jefe de policia del puesto fronterizo de Ghat no autoriza la salida por allí de nigun turista, así que más nervios. Estabamos retenidos, por decirlo de alguna manera, en un pueblo a casi 100 kms de la frontera.

Por fin nos dejan ir, porque dicen que han cambiado al jefe y que el nuevo nos va a facilitar la salida. El consul nos confesó despues que fué muy dificil la negociacion, pues cambiaron esa mañana 5 veces de jefe y sólo uno le autorizó nuestra salida. El consul nos comunica que en el otro lado, es decir en la frontera con Argelia, nos espera la gendarmeria argelina y que nos custodiaran durante el recorrido por toda Argelia. Nos dan las coordenadas de la frontera, para no cometer ningun error y meternos por otro lado, que sería catastrófico. Se barajó salir a las bravas, porque estabamos a unos 40 kms en linea recta con la frontera, y unas motos por el desierto son muy rapidas y dificiles de perseguir,pero los camiones llaman mucho la atención y son bastantes más lentos, así que esa opción la descartamos.

Cargamos todas las motos en los camiones e intentamos contratar un microbus para las 15 personas, finalmente fueron 3 pick up´s del pueblo que hicieron de taxi y que haran la misma función , pero a los taxistas cuesta convencerles porque su trayecto acaba en el otro lado de la frontera, a unos 200 kms dentro de Argelia y son un poco negativos a la idea de cruzar la frontera. Por fin acceden y la verdad se portaron muy bien.

Tras dos horas de viaje, para recorrer los 90 kms hasta Ghat, las carreteras son malísimas con un piso llenos de agujeros y grietas y hay que ir muy despacio, llegamos y nos hacen aparcar los camiones cerca de la comisaría. Aun tenemos que esperar bastante pues al taxista que viene con los pasaportes lo han detenido en un control de carreteras y no ha podido o no ha sabido explicar que hacia con 15 pasaportes que no eran suyos y despues de 5 horas de interrogatorio, lo dejaron.

Asi que mientras le esperamos, en la población de Ghat se empieza a acumular gente de otras nacionalidades que tambien quieren salir del pais. Encontramos unos trabjadores del Nepal, que habian estado trabajando para una constructora china y han tenido que salir con lo puesto. Llebaban un año sin cobrar, porque decían que cobran al año, en vez de al més y los pocos billetes de moneda libia que llebaban los querian cambiar a dólares, misión casi imposible por aquellos lares. Asi que tenían un futuro bastante negro. Espero que hayan podido salir de alguna forma, pues de lo contrario que Dios se apiade de ellos.

La espera cerca de los camiones se hace pesada y la incertidumbre agobia a más de uno. Sacamos nuestro jamón, alguna cervecita y apuramos nuestras últimas horas en Libia, de la mejor manera posible y así calmar un poco los nervios. Se empiezan a ver aviones militares volando bastante bajo, así que o estan tomando posiciones o quieren intimidar a la población, para que nadie se revuelva.Tambien se acercan hasta nosotros unos reporteros de la televisión de Gadaffi, me imagino que para mostrar que en el pais no pasa nada ,y demostrar que hasta los turistas se divierten. Les seguimos el rollo, y a Tono que es al que le entrevistan sólo habla de lo maravilloso que es el pais,de lo bien que nos tratan, de lo bien que se está y bla, bla, bla. Por si acaso, no vaya a ser que cuentes lo que no quieren oir y al jefe de la policía que está tramitanto nuestra salida, tampoco le guste.

Por fin aparece el taxista y gran alegría para todos y en especial entre los poseedores de "su" pasaporte. Se empieza a ver la salida inminente.

Con el Ok del pueso de policia, nos acercamos hasta la frontera a unos pocos kms, alli sólo nos daran el sello de salida y se acabo la pesadilla. Nos despedimos del guia y del policía, que la verdad se les veía muy preocupados por la situación en que se quedaban. Tambien estaban por allí la misma gente del camping , los de pinta de polis,de Serdeles, pero que no sabemos si realmente estaban allí por nosotros o no, pero demasiada casualidad. Tardaron un buen rato en ponernos el maldito sello, pero por fin estabamos fuera de Libia, con el alivio nuestro y de nuestras familias, que han sufrido bastante más que nosotros, pues la incomunicación con nosotros fué el mayor de sus suplicios. Encima y de eso me enteré despues, los datos que mandaba mi Spot, fué confiscado por los mienbros del Ministerio de exteriores, que tambien estaba metido en el lío, por si tuvieran que meter un helicopetro a nuestro rescate y así conocer sólo ellos nuestras coordenadas. Nuestras familias se quedaron sin el único medio de contacto que tenían con nosotros.

Para acercarnos hasta la frontera con Argelia hay un territorio de unos 10 kms de tierra de nadie. Es una pista estrecha con colinas a los lados y que desde el camión veíamos a gente armada que nos observaban. Nosotros no podiamos distinguir quienes eran, pues podian ser tranquilamente gente de Al-quaeda que viven a sus anchas por estos lares. Osea que igual hemos ido de guatemala a guatepeor, pensé . Despues de un rato nos salen al camino y resultaron ser militares argelinos que custodian su frontera, algunos kms antes de la misma.

Ya se respiraba una tranquilidad que en los 2 ultimos días no la habiamos tenido. Pero nada más lejos de la realidad, pues los problemas no habian terminado. Nosotros y despues de las palabras del Consul, que nos decía que al otro lado estaban esperándonos la gendarmería argelina para custodiarnos hasta Argel, cual es nuestra sorpresa, que primero los militares no sabian o no querian saber nada de nuestra situación y nos llevaron al puesto fronterizo para permitirnos la entrada en su pais, pues no teniamos visado y era imprescindible el mismo. Cuando llegamos al puesto fronterizo, los agentes de allí, tampoco sabian nada de nuestra situación y habia que seguir el proceso habitual, es decir preparar unos visados para 5 días y poder entrar en el país, hacer una importación temporal de cada moto, cada camión, etc y todo el papeleo de una entrada en un pais africano. Todo esto nos llevo 8 horas en el pueso fronterizo, allí no hay ordenadores, todo lo hacen a mano y escriben a la velocidad de mi sobrina de 5 años, después de todo lo que llevábamos encima y creyendo que una vez en Argelia iva ser coser y cantar nos encontramos con un muro de burocracia, dificil de entender. Paciencia y más paciencia hasta límites insospechados tuvimos que tragar. Cuando todo parecía que ibamos por fin a salir de allí, nos comunican que hay un grupo de turistas franceses que hay que esperarles y poder ir todos juntos en convoy, custodiados por la gendarmeria francesa hasta Djanet, a unos 200 kms, los primeros 50 por pista y ya está de noche. Todo el papeleo ya está terminado y el remate del jefe del puesto es cuando nos dice que bajemos todos los bolsos y maletas de los camiones porque tiene que mirar uno por uno. Eso es tema de otras 3 o 4 horas, ahí ya reventamos y nuestras quejas fueron en aumento y decidimos llamar al consul, porque aquello pasaba de castaño oscuro. No se que le dijo o que le prometió, pero en 10 minutos estabamos con los motores en marcha , dispuestos a salir de aquella otra pesadilla. El miedo que tienen a caer en una emboscada de Al-quaeda es tan grande, que van a venir con nosotros 3 patrol con 5 gendarmes cada uno, armados hasta los dientes para protegernos de "los malos". y eso hasta Argel que está a mas de 2500 kms de distancia.

Llegamos a Djanet y nos hospedamos en un hotel, que estaba bastante bien, para lo que hay por estos lares. A la mañana siguiente el grupo de los 15, tenian que sacar un billete de avión para volar a Argel y los camioneros, en los que me incluyo, seguir ruta por la carretera. Por la mañana antes de partir nos dimos una vuelta por Djanet, estamos en territorio peligroso, pero no vimos nada que nos llamase realmente la atención, alguna mirada un poco desafiante, pero nada más. Si que vimos de nuevo las caras de "los secretas", que tampoco sabemos si realmente lo eran, nos seguían o quien coño eran.

Nos despedimos del grueso de la expedición, pues por fin habían conseguido sacar billetes de avión y para nosotros aún quedaba un duro viaje, por una carretera, que cada 100 kms aproximadamente hacian relevo la gendarmeria que nos custodiaba y era como en una pelicula. Si parábamos a estirar las piernas, o a repostar o a tomar un bocado, salían rápidamente de sus vehiculos, rodeaban a los camiones, uno se apostaba en la colina, otro destrás de un arbol y parecian los "hombres de Harrelson", aquella serie de los años 80. En una ocasion que paramos en un restaurante a cenar, nos tuvieron que abrir un comedor en el sótano para nosotros, uno metralleta en mano, se colocó de espaldas a nosotros a unos 2 metros de la mesa, otro a 5 metros en la escalera, otros 8 en la puerta y el resto guardando los camiones. Yo realmente pensaba,¡ que fantasmada !, estos han vistos más películas.., pero realmente la cosa era grave por que según nos contó despues el consul, los 3 camiones cargados de 15 motos, más un buggy, eso era un caramelo para los de Al-quaeda y sus secuaces. Así que igual de fantasmada nada y hemos estado cerca de un posible secuestro. Siempre me quedará la duda.

Por lo que vi desde el camión, es una pena tambien la situación que vive Argelia, porque los desiertos del sur tienen una pinta magnifica y bien podrían ser un destino en el futuro. Sé de gente que ha viajado últimamente por Argelia, y que tanto la ruta como la compañia, tiene que ser obligatoriamente con la gendarmería a tu lado. Ellos te marcan el recorrido y las paradas,donde duermes, etc , etc., así que nada, de momento en ese plan no se puede ir.

Volviendo a nuestro viaje, en Argel nos esperaba el Consul, nos reservó habitación en el Sofitel a tarifa de repsol, segun él, cerca de 300 euros la noche, ¡joder con la tarifa repsol!, pero bueno después de todas las peripecias sufridas, tambien nos lo merecíamos. A parte de ser un gran hotel, es sobre todo seguro para los turistas y toda la gente de negocios europeos se hospedan ahí. Los camiones en la puerta estaban seguros y tambien se agradece. Esa noche nos esperaba una buena cena de pescado, en un restaurante cerca del puerto, allí el consul nos contó al detalle, todo lo que tuvieron que hacer para poder sacar a todos y en especial a nosotros y desde estas lineas queria aprovechar para agradecerle a él, al jefe de seguridad de repsol, al hijo de un miembro de la expedición, que seguro que prefiere que no le nombre,y que tambien movió hilos en el Ministerio de Exteriores y se desvivió para ayudarnos y a mucha más gente por su saber estar y su paciencia en situaciones como éstas. Tambien a las familias por el mal trago que les hicimos pasar.

Yo volé desde Argel hacia Barcelona, con el último problema presente, pues los visados que hicieron para 5 días se habian caducado y era posible que me negaran la salida, cosa que no sucedió y por fin pude salir de Africa. Que dicho sea de paso ya tenía ganas. Pero los camiones tenían que embarcar en Oran con destino Alicante 4 días después, no tenian billete para el ferry , pero consiguieron entrar en el último momento y aún tardaron casi una semana más en llegar a sus casas, desde que les dejé.

Cuando la cosa se calme en Libia y se pueda volver con total seguridad y espero que sea dentro de no muchos años, hay un desierto que me vuelve loco y seguro que volveré con el club KAT 1, lo que no sé que cacharro me subiré al camión...

En el numero 337 de la revista SOLO AUTO (Noviembre 2011) sale un amplio reportaje de este viaje, bajo el título: " Estalla la revuelta..."

Fernando Arregui

volver
viaje realizado en 2011 Febrero
Fernando Arregui