Viajes

CRUZAR EL MURZUK EN CAMION

Con la nueva adquisición de un camión MAN modelo KAT 6X6, empezamos una nueva etapa en nuestros viajes de aventura y para darle el mejor bautizo posible vamos a intentar cruzar el Murzuk( Libia).

Sin duda uno de los desiertos mas difíciles para un camión, ya que sus dunas de más de 200 metros de altura( algunas pueden llegar a los 300 metros) pueden ser un obstaculo insalvable para un vehiculo de más de 15 toneladas.

El camión es un modelo de más de 20 años, originariamente del ejercito alemán, con un motor 8 cilindros en V de más de 12.000 c.c. con dos turbos que dan una potencia de 320 cv., refrigerado por aire, caja de cambios manual de 6 velocidades con convertidor, ideal para conservar el embrague y con una 1ª marcha muy corta y carece de reductora, neumáticos Michelin XZR en medida16.00R20 para la ocasión, originalmente monta 14.00 R20, posee bloqueo 100 % a los 3 diferenciales y alcanza una velocidad máxima de 130 km/hora y con un consumo en carretera de 33 litros/100 kms a 90kms/hora y en arena blanda puede llegar a los 150 litros/100 kms.

La suspensión de muelles en los 3 ejes y amortiguadores hidraúlicos de más de un metro de longitud y de 15 cms de diametro, absorven sin rechistar cualquier tipo de terreno. Posee un winch original hidraúlico capaz de arrastar más de 20 toneladas. Camión que no lleva nada de electrónica y por todo esto creemos que es el ideal para una aventura de este calibre.

En esta ocasión acompañamos la expedición que organiza Cristoph del Bondio( www.delbondio.de), un aventurero con gran experiencia en viajes por todo el mundo. Nuestro camión llevará parte de la logística, como también servirá para poder rescatar cualquier vehiculo que sufra algun problema mecánico y no pueda continuar .

La presencia de estos "San Bernardo" del desierto dan una mayor garantía de éxito a toda la expedición.

LLEGADA A LOS PIES DEL MURZUK

Hace un año cuando regresaba de Libia, me prometí volver y aquí estoy dispuesto otra vez a cruzar uno de los desiertos más emblemáticos de todo el Sahara. El reto esta vez tiene una dificultad muy alta, por que es la primera vez que lo voy a realizar con un camión .

Es el MAN KAT 6x6 antes descrito que lo tengo desde hace unos meses y nunca he conducido off-road ( fuera del asfalto) un camión y hace más de 25 años que no me subía a uno y además llevamos cargado un ultraligero, que es demasiado fragil y me mete aún más presión para poder realizar el reto de cruzar por la zona norte ( la más complicada) el Murzuk. En el otro camión va Cristoph del Bondio que es un aleman afincado en Girona, organizador de este tipo de viajes, gran aventurero y con muchisima experiencia, que contrarresta mi novatada y me dá mucha confianza y seguridad. Tambien nos acompaña Piter, otro aleman, con cara de bonachon, que hará las funciones de cocinero y Phillip, todo fuerza, que nos ayudará en las descargas de los camiones. Sería una osadia por mi parte plantearme un reto así, sin ir de la mano de un "profesional de la materia".

El tercer camión que nos acompaña, es un camión vivienda de lujo, que no entrará en el Murzuk y se quedará en el camping para poder realizar con él despues otro viaje con nuevos clientes, pero en una ruta algo más tranquila.

El viaje hasta llegar a los pies del Murzuk ha sido muy pesado. Las aduanas de Tunez y Libia son tercermundistas y se necesitan muchas horas para realizar todos los trámites. Sólo en la aduana de Libia se tardó más de 6 horas en realizar todos los trámites, gran culpa la tuvo nuestro agencia de viajes contratada, que no se la recomiendo a nadie. Hay que sacar un seguro y una documentación nueva a cada vehículo, con sus placas correspondientes, durante el tiempo que permanezcas en Libia.

Es un trabajo que puedes tener adelantado porque les adelantas por fax todas las documentaciones de los vehículos, pasaportes, etc, pero nuestra sorpresa fué que no había hecho nada de nada. El aduanero de turno tampoco agilizaba las cosas, por que sólo buscaba el whisky que llebábamos para poderlo confiscar. Nos amenazaba con visitar "su calabozo" si lo encontraba, pero ante nuestra negativa de que no llevabamos nada, se puso a revisar todos los vehiculos uno por uno y como no podia ser de otra manera no tardó en encontrarlo. "Solo" nos requisó dos botellas, pero no se conformo con el JB, sino que como tonto se quedó con el Cardhú y al final nos perdonó "la visita" y nos dejó marchar.

De la frontera hasta la entrada al desierto son casi 1.000 kms y los realizamos de forma muy tranquila. Un reventón de una de mis ruedas ayudó también a que nuestro retraso fuese mayor del previsto hasta el camping de Tekarkiba, donde dejamos los remolques y organizar toda la carga en los camiones para entrar en el desierto. Necesitábamos cargar 1.000 litros de gasoil sólo para abastecer mi camión. Gastará unos 150 litros cada 100 kms,otros 1.000 litros de agua y otro tanto de gasolina,que hay que abastecer a 7 quads y un buggy que ños acompañan y que me añadían un plus de preocupación, por lo peligroso que puede ser en caso de algún percance con vuelco.

ADENTRARSE EN EL MURZUK

La expedición rueda ya por la arena más lenta de lo normal. Seguimos el trak del año pasado que es una de las rutas más complicadas, donde encontraremos las dunas más grandes de todo este desierto, algunas de más de 300 metros de desnivel. Un primer campamento nada más comenzar las primeras dunas nos dará el banderazo de salida a 8 días intensos para intentar cruzar uno de los desiertos más impresionantes.

Las primeras sensaciones al volante del camión Man Kat 6x6 sobre la arena son dificiles de explicar. Se conduce muy alto y por delante del eje delantero, la visión es perfecta y cuando coronas una duna impresiona un poco. En las bajadas el 6x6 es muy eficaz y no tiende a cruzarse. Las maniobras ya son otro cantar, ya que la dirección al bajar la presion de los neumáticos se vuelve muy dura y obedece poco y el tercer eje arrastra mucho, por todo ello tiende a irse recto. 

Pero lo peor lo llevo con las inclinaciones laterales, es el punto flaco de estos camiones, en cuanto se inclina un poco, todo el peso se va a un lado, se empieza a undir en la arerna y si no sales pronto, puedes terminar volcando. Hemos intalado al camión unos baquets con sus arneses y por si acaso vamos bien atados. Una nevera repleta de cervezas tambien minimizan nuestro esfuerzo.

Buscar la marcha adecuada y poner la justa presión en los neumaticos son vitales para avanzar a buen ritmo. Las zonas de arena blanda, nos intenta atrapar el camión y necesitamos bajar mucho la presión de nuestros neúmaticos. Lo ponemos a 1,2 bares , pero parece por momentos insuficiente. Los 3 bloqueos del camión tambien empiezan a hacer su trabajo y nos dan confianza para realizar algunos pasos y cruzar algunas dunas que ya empiezan a ser muy respetables. Mi copiloto Jokin, tambien hace su función y me indica varios pasos desde fuera.

El sol calienta con fuerza y la temperatura de nuestros neumaticos es muy alta, la fricción con la arena les produce aumentar mucho la temperatura y hay que tener mucho ciudado en no desllantar. Hemos conducido durante 8 horas y apenas hemos recorrido 40 kms, lo que da una idea de la dificultad para avanzar en este terreno.

Mañana necesitamos madrugar mucho y aprovechar todas las horas de luz si queremos seguir con el programa diario. Necesitamos llegar a los 100 kms sobre el total de 400 que mide de norte a sur este desierto. Mañana cruzaremos también la hipotética linea del "no retorno", donde cualquier problema serio de alguno de nuestros camiones sería fatídico para la expedición, si no tuviese arreglo hay que abandonar el camión en el lugar, ya que las dunas a la contra son insalvables y remolcar un mastodonte de estos es imposible. Con todo el combustible cargado en los depósitos podemos estar en las 15 toneladas de peso total.

El ultraligero sigue cargado en nuestro camión a la espera de llegar al centro del desierto, montar un campamento base para un par de días, una vez allí bajarlo, desplegarlo y montarlo. Volar sobre estos parajes que son únicos, va a ser algo impresionante. Su dueño Paco, tambien está muy nervioso, porque parece que va a ver cumplido uno de sus sueños.

Por estas fechas aquí anochece temprano y baja bastante la temperatura rondando los 5º, así que la hoguera es imprescindible todos los días, despues de cenar vienen los cánticos de unos, el ir y venir de alguna botella de wiski que no descansa, otros prefieren el thé, el contemplar un cielo maravilloso, todo estrellado y con alguna explicación de los entendidos de astronomía, son momentos muy placenteros, antes de "irse a la cama".

EN MEDIO DEL MURZUK

Llevamos varios días de travesía y ya hemos cruzado más de la mitad del Murzuk. En nuestros GPS nos marca unos 120 kms a la salida de Timelsine en linea recta. Hoy ha sido un día de emociones fuertes. Las dunas son ya muy complicadas y algunos pasos son realmente difíciles. Asomarte en lo alto de una duna, ver lo pronunciada que es la bajada, estudiar la salida si se ve complicada y tirarse después por ella con un camión de más de 15 toneladas, se te encoje el corazón, pero si queremos aprender rápido, hay que echarle valor y seguir avanzando en la dirección correcta sin tener que buscar a cada situación comprometida una alternativa de paso, porque entonces se ralentizaría la marcha demasiado y tenemos que seguir el ritmo de los quads y de los coches.

Mañana queremos montar el campamento donde pasaremos un par de días, está a unos 75 kms de la salida y es donde están las dunas más altas y mas impresionantes. Es el sitio ideal para volar y tambien poder realizar algunas fotos en los mejores momentos de luz del día , pero ya sin la presión de tener que avanzar.

El camión MAN KAT 6x6 se está comportando de maravilla hasta el momento y tocamos madera. No se ha quejado de nada y ni siquiera hemos tenido que sacar las planchas para poder salir de alguna zona. Los grandes neumaticos ( 16,00 R20) que hemos montado sobre el camión tienen buena culpa de ello, ya que bajándoles mucho la presión hacen muy buena base y tracciona muchísimo. En zona blanda, si no hay pendiente, creo que es mucho mas efectivo que un todoterreno 4x4, que se empanza más facilmente. Estoy disfrutando mucho de la conducción del camión y creo que el examen lo estamos aprobando con nota.

El año pasado en este punto nos tuvimos que dar la vuelta porque los pasos son muy complicados y preferimos no arriesgar en demasía ya que los trece coches que componían la expedición en aquella ocasión eran demasiados para pasar algunos pasos. Se llega a batir tanto la arena que se vuelve muy blanda y los últimos coches lo pueden pasar muy mal para salir de algunas ollas. Como ahora vamos sólo 2 camiones, el resto de la expedición se buscara otros pasos alternativos, nos arriesgamos y de aqui hasta el final será un examen muy exaustivo.

Las dunas que nos quedan son grandes como catedrales y no debemos bajar la guardia, al contrario tenemos que poner los 5 sentidos en cada momento, cualquier descuido puede dar al traste con toda la expedición. Hemos tenido momentos muy complicados . La presión de los neumáticos la hemos bajado por momentos a 0,6 bares, algunas dunas se resisten pero despues de varias intentonas las superamos. Aqui la labor de mi copiloto tambien me ayuda y a veces tiene que sacar las palas para suavizar alguna cresta.

El reto de cruzar el Murzuk en camión está más cerca, pero en el desierto no se puede cantar victoria hasta realmente estar fuera. No hay que perderle le respeto nunca, el desierto puede llegar a ser muy vengativo y traicionero. La parte final es la más complicada donde estan las dunas más altas.

DIAS DE RELAX EN EL CAMPAMENTO

Estamos en el campamento, del camión hemos bajado casi todo y ahora bastante más ligeros de peso y sin la presión de llevar un ultraligero a nuestras espaldas, haremos unas pruebas más intensas, e intentar buscar los límites a este camión que parece no tenerlos. Sólo el peso parece lo único en perjudicarle.

El ultraligero sobre vuela varias veces el campamento. Por turnos la gente se sube para volar, yo no tenía previsto volar, pero al final acepto la invitación, con algo de incertidumbre. Una vez en el aire las vistas son maravillosas y no me arrepiento de haberlo hecho. Sobrevolar estas dunas a muchos metros de altura, girar en 360º y sólo ver arena en todo el horizonte te hace sentirte muy pequeño. Ha sido una de las sensaciones que nunca la olvidaré.

En estos días también nos hemos montado en los quads, que si no estas acostumbrado te pueden dar algun susto y tambien en un buggy, que es realmente divertido, te permite cualquier cambio de dirección y unas inclinaciones que nada tienen que ver con el camión. Sin duda un vehículo que se está poniendo de moda y que dará que hablar. Otros, más intrépidos han preferido esquiar en las dunas.

SALIDA DEL MURZUK

Mañana hay que recogerlo todo, volver a embalar el ultraligero y subirlo al camión. Nos quedan un par de días para salir y volver a la civilización.

Con todo recogido salimos muy despacio, pues los neumáticos están frios y muy bajos de presión ( a 0,7) y así es muy fácil desllantar. Tienen que coger temperatura y que suba la presión a 1 kg. Apenas 2 kms de ruta y nuestro pensamiento se cumple y en una bajada un poco forzada desllantamos una rueda trasera. En un camión es muy difícil volver a llantar el neumático sin tener que sacar la rueda, pero con la tecnica de "las bolsas de basura", tapando todas las salidas de aire posibles, hace que vuelva a coger presión y en media hora estamos otra vez en ruta. En zona de dificultad media subimos la presion a 1.2 bares, pero ante cualquier duna complicada hay que volver a bajar a 0,7. Esta operación la repetimos varias veces a lo largo del día y si sumamos a las veces de tirar de pala hemos acabado la jornada bastante cansados, así que hoy nos vamos a la cama antes de lo previsto.

Nos queda la última duna para salir del Murzuk y es una de las más complicadas de toda la travesía. Es una fuerte subida en arena blanda, una contraduna en la cresta y despues una bajada con inclinación lateral. Al cuarto intento la superamos y ya podemos decir eso de : prueba superada, acabamos de cruzar el Murzuk en camión por una de las rutas más complicadas. Me acerco a Cristoph y le doy la enhorabuena por el logro, ya que sin él ni me lo habría planteado el venir a Libia en camión y menos sin antes haberlo probado en otros desiertos más cercanos y sin tanta dificultad. Reconozco que Cristoph es de esas personas que te transmiten serenidad en cualquier situación y espero a su lado y en proximos viajes seguir aprendiendo.

Ahora toca volver al camping, mañana es día de despedidas y esta noche será la más triste para algunos. Yo me quedo 10 días más saboreando estos parajes, pero mucho más relajado.

LOS LAGOS DEL AWBARY Y EL AKAKUS

Dejamos a unos "clientes" y recogemos el 3º camión que lo dejamos en el camping de Tekarkiba el primer día. Es el camión vivienda de Cristoph, un hotel 5* sobre un MAN KAT 6x6 , algo más moderno que el mío. Ideal para vivir en él hasta 4 personas con todo lujo de detalles. Una gran carpa fuera hace de gran comedor , protegidos del viento que a veces sopla , un sitio muy acogedor para largas horas de sobremesa. Tenemos que ir al aeropuerto de Sebha a unos 100 kms y recogemos a los nuevos "clientes" que vienen en su jet privado, lo que da idea del nivel del grupo. Es un magnate turco, en cuya empresa dedicada al acero trabajan más de 8.000 personas, que viene a desconectar unos días del ajetreo diario de los grandes negocios y prefieren la soledad del desierto a unas vacaciones masificadas en un lujoso hotel de cualquier parte del mundo. Le acompaña su mujer y dos amigos. Sin duda gente encantadora, lástima que no dominan bien el castellano y mi ingles es casi nulo. El champán francés, jamón de bellota, rioja gran reserva, salmon de noruega,etc no nos faltarán en los menús. Su cocinero, que también viaja con ellos será esta vez el encargado del tema culinario. Tampoco faltó un buen cordero a la brasa el día de una gran fiesta para los musulmanes. Fueron unos días de placer en el mejor escenario posible como es el desierto.

Recorrimos los lagos del Awbary, un milagro de la naturaleza, único en el mundo. Tres días para visitarlos todos de una forma muy tranquila. Dejando los lagos cogemos carretera hacia Gaht y nos adentramos en la misteriosas formaciones rocosas del Akakus con sus famosos arcos naturales y sus grabaciones rupestres en las rocas. Nuestro cliente posee un museo en Estambul y le fascina todo lo relacionado con la historia. Grandes aficionados a la fotografia, despliegan sus equipos, e inmortalizan cualquier momento, porque dicen que aquí la luz es única y el escenario también.

Libia es sin duda uno de los destinos más significativos para todo amante de la aventura, independientemente de la clase social a la que pertenezcas. 

Fernando Arregui

volver
viaje realizado en 2011 Febrero
Fernando Arregui