Viajes

Los 3 erg de Libia

El viernes 31 de Octubre, nos reunimos toda la expedición en Marsella para emprender una aventura por los tres grandes desiertos de Libia. Nos juntamos 13 coches , incluida la organización, de varios puntos de la península. 

El Mitsu de John y Felipe, el Jeep Cherokee de Mario y Aitor, el Nissan Navara de Felix y Mª Jose, el Toyota Hzj 79 de Jokin, el Toyota KXR de Antonio, el Toyota KZJ 95 del otro Antonio, otro Toyota KXR de Javi y Miren, el Jeep Wrangler de Javier, el HDJ 80 de Antonio, los 3 toyotas de la organización, un Kdj 90, un HDJ 80 y un KDJ 125 y finalmente el FZJ 80 de quien escribe esta crónica. El sábado día 1 de Noviembre a las 11,30 de la mañana cogimos el barco que nos llevó hasta Tunez

Fueron 20 días llenos de emoción, vivimos experiencias donde sólo en el desierto se pueden experimentar. En esta ocasión fuimos a mesa puesta con el grupo de Cantabria Traccion, John y David como responsables del grupo fueron los encargados de que todo saliese bien. Les ayudaron Soraya, Gemma, Agus y Esther. También cuidaron de nuestra salud el equipo médico compuesto por Inma, Eva y Susana, que la organización nos sugirió llevarlas en los coches que íbamos sólos, entre ellos el mío y que amablemente les cedimos un sitio.

ETAPA 1: MARSELLA - TRIPOLI

Después de 21 horas de barco con mala mar al principio donde hubo algún mareo y mejorando al final, desembarcamos en Túnez para realizar unos 500 km por carretera y llegar a dormir a Matmata, aun en Tunez,desde donde partiríamos a la mañana siguiente hacia la frontera de Libia . 

La entrada en Libia fue bastante lenta, se tardó casi 5 horas en los trámites , primero salir de Túnez y acto seguido entrar en Libia. Una vez colocadas las placas con matricula de Libia y después de la última revisión por parte de la policía a los coches y a los pasaportes, emprendimos camino de Tripoli, donde el último tramo de carretera, ya llegando a Tripoli, era sin duda, una de las carreteras mas transitadas y donde peor se circula, de todas las que he visto.

Adelantamientos por la derecha era lo mas frecuente,vías con dos carriles donde entraban hasta cuatro coches a la vez, coches que te adelantaban a más de 140km/hora, dejando apenas centímetros de distancia con tus retrovisores, coches en dirección contraria y sin luces, en fin , otra dimensión a lo que estamos acostumbrados. Después de tres horas tensas de conducción llegamos al hotel, cena rápida y a dormir ya que al día siguiente teníamos que madrugar (cuatro y media de la mañana, hora local, que encima era una más que la nuestra) para realizar una etapa de casi 1000 kilómetros hacia el este,por la carretera de la costa, hasta la localidad de Jalu a las puertas del Gran Mar de Arena,bastante cerca de la frontera con Egipto.

ETAPA 2: JALU - OASIS TAZERBU

Todos teníamos ganas de empezar a pisar la arena, después de comprar pan, agua y repostar hasta los topes, los 13 coches que componían la expedición, hicimos nuestro primer campamento, a la entrada del Gran Mar de Arena.

Nos quedaban por delante 700 kilómetros de arena y teníamos que descansar para estar frescos al día siguiente, así que tras la cena y un rato de charla en la hoguera, todos al sobre, que el despertar con la música del coche de John,haciendo de despertador para todos venia pronto, al final nos acostumbramos pero eso de levantarnos todos los días antes de amanecer, (seis de la mañana , hora local)al principio no lo llevaba nada bien, pero entre las ganas que teníamos de entrar en el desierto y sobre todo ver la grandiosidad del mismo, apenas notamos las pocas horas de descanso.

En los primeros kms ,las dunas eran suaves, la arena un poco blanda, pero era una gozada el ir atravesando poco a poco semejante paisaje, el sol no calentaba mucho y corría una suave brisa. Al mediodía la cosa cambió, el sol apretaba, las dunas apenas se divisaban por la situación del sol y los cortados eran frecuentes, tienes que llevar los 5 sentidos al conducir, no te puedes distraer, por que en cualquier descuido puedes terminar con un gran susto, que es lo que les ocurrió a Felipe y John, que estuvieron bastante cerca de volcar su Mitsu, en un cortado. El sol deslumbraba bastante y no coges las perspectivas de las dunas, no hay sombras y cuesta ver lo que tienes delante y pensando que les venía una suave bajada, era un cortado de 20 metros, que al cogerlo de lado, les falto muy poco para una desgracia.

Al final todo quedo en un susto y entre risas continuamos rumbo sur, hasta llegar al punto de acampada, donde pasaríamos nuestro segundo campamento. Como todas las mañanas la música de John , nos decía que era hora de levantarse, aun de noche, se recogían las tiendas, se tomaba un café caliente y a conducir, nos quedaban mas de 300 kms de dunas y había que aprovechar todas las horas de luz posibles. Esto si que era conducir de sol a sol. 

Que Libia es un gran pais petrolífero, lo pudimos constatar, ya que en medio del desierto nos encontramos con plantas de extracción de crudo, donde grandes camiones traccionados llegan a las mismas, dejando grandes roderas en la arena , donde había que tener cuidado, de no encontrártelas de sorpresa, por que si no las coges un poco de lado y despacio, puedes dañar la suspensión.

Antes de terminar el segundo día del Gran Mar de Arena, y al pasar por una olla, aparentemente normal, más de la mitad de los coches se quedaron atrapados en una zona de arena muy blanda, con la ayuda de todos , unos poniendo las planchas, otros empujando, otros indicando la zona buena para salir, pudimos desatascar todos los coches, no sin grandes esfuerzos, pero ahí se empezó a ver que realmente eramos un grupo muy unido y asi siguió hasta el final. 

Tuvimos otro pequeño problema con el Jeep de Mario, la bomba del deposito de gasoil no mandaba suficiente y el coche se paraba . Gracias al apaño con otra bomba portátil y las manos de David , el mecánico y la ayuda de algún otro "entendido en la materia", pudieron solucionar el problema y seguir con el rutometro previsto. Teníamos que llegar a dormir a Tazerbo y aún nos quedaban bastantes kilómetros. Ya de noche, montamos nuestro campamento en las proximidades del oasis de Tazerbo.

En esta expedición nos acompañó Javier De La Cuerda y Antonio Merino de GEO-NOVA una productora de filmación de documentales de aventura, que junto a los cámaras Irene y Enrique y al piloto del paramotor Paco, realizaron un gran trabajo, ya que aparte de conducir tenían que realizar "su trabajo de filmar".

Madrugaban (un poco más) todos los días para volar a primera hora , decían que era la mejor hora por los vientos, que después eran más fuertes y les resultaba imposible, y después todo el día tomando planos, de aqui, de allí, de arriba, desde el coche,de abajo, de todos los lados, aunque a algún miembro de la expedición no le hacía demasiada gracia eso de tener la cámara delante todo el día, yo la verdad tengo unas ganas enormes de ver todo lo que filmaron. Sin duda grandes profesionales en la materia.

ETAPA 3: OASIS TAZERBO - CRATER WAW EN NAMUS

A primera hora de la mañana nos dirigímos todos a la gasolinera de Tazerbo, era el primer pueblo que veíamos después de dos días de travesía, teníamos que repostar otra vez hasta los topes. Los casi 800 kms de arena habían dejado los depósitos casi secos y teníamos por delante otro tanto para llegar a Murzuk, donde volveríamos a repostar. También nos aprovisionamos de agua, pan , algo de fruta, para los siguientes días.

La gasolinera abrían a las 8 y la cola que teníamos delante era enorme, así que unas palabras de nuestro guia y de nuestro policía, con el encargado del surtidor, nos pudimos saltar a todos y repostar los primeros. Me imagino que no les sentó nada bien a los alli presentes, pero en estos lares el turista aun tiene algún privilegio. De todas formas no podían quejarse muy fuerte, porque ponen a un policía , metralleta en mano, para resolver cualquier incidencia.

Me llamó mucho la atención, que en el pueblo no vímos a ninguna mujer, ni a los chiquillos que te rodean pidiéndote habitualmente, como en otros sitios por ejemplo en Marruecos, allí nadie te pide nada y ni siquiera aceptan las propinas, curioso de todos modos su forma de ser, tampoco vimos malas caras por ningún lado y si varias sonrisas de algun lugareño, como dándote la bienvenida a su pueblo. Pero por lo general son gente que van a su bola y que pasan bastante del turista. 

La pista que nos conducía hasta el crater de Wav en Namus, era de arena al principio y de fes-fes después. Era muy traicionera y costaba muchÍsimo avanzar, tampoco llevaba la presión adecuada, las llevaba a 1,8 cuando lo correcto hubiese sido ir por debajo de 1, pero por no bajar a quitar presión, continué a base de gas, pero jamás creí yo que pudiese frenar tanto,iba en largas,en tercera el coche no podía, y tenía que meter la segunda, subir a más de 5.000 revoluciones para poder avanzar, en cuanto le metía la tercera , se ponía a 3.000 vueltas, pero el coche tendía a pararse, así que durante muchos kilómetros, el coche fué a tope de vueltas y ahí comprendí todo lo bueno que había oído del motor 4.500 EFI (215cv), ni rechistó,eso si se bebió lo que no esta escrito, pero si algo es barato en Libia es la gasolina, (a 0,10 euros/ litro) así que no importaba nada. Fueron cerca de 100 kms y se bebió medio tanque.

El resto de los días, sobre todo en las dunas tambien me dejó gratamente satisfecho de su comportamiento, le sobra fuerza y tiene bastantes más bajos de lo que yo pensaba que era un motor gasolina de 6 cilindros en linea con inyección mono punto.

En estos días por Libia también ví el Toyota 100 gasolina con este mismo motor, en lugar del 4.700 cc V-8. Eran modelos nuevos pero que mantienen un motor antiguo,sin electrónica, ya que seguramente les dará menos problemas o ninguno, porque ya se sabe, electrónica=a dejarte tirado por alguna chorrada y si estas a más de 1000 kms de un concesionario... Noche de acampada con mucha leña, algo difícil de encontrar por estos lares, pero que esta vez pudimos quemar toda la que quisimos, unas raíces secas fueron el pasto de las llamas y esa noche la hoguera fue mayor de lo normal. Jokin aprovecho las brasas y nos asó unas castañas que allí , en medio de la nada te saben a gloria. Al día siguiente, como siempre, madrugón y en marcha. Siguiendo el rutometro que era dirección al cráter, nos estábamos acercando al mismo, porque llevábamos muchos kilómetros pisando arena negra, que era de la piedra volcánica que en su día salió del volcán y que están esparcidas en más de 100 kms de radio.

La llegada al crater fué espectacular, porque no lo ves hasta que estas encima, es de repente, y te lo encuentras allí, majestuoso,rodeado de 4 lagos ,de varios colores. Nos sacamos la foto del grupo y bajamos con los coches hasta el pie del cráter para después en una escursión a pie visitarlo y ver la majestuosidad del mismo.Aunque algunos como Jokin con su HZJ y Antonio con su KDJ 95 subieron hasta la cumbre, por una pista muy empinada que había por la parte trasera.

Nos dejó a todos muy impresionados de la belleza que teníamos ante nuestros ojos. Después de un par de horas de contemplarlo, seguimos nuestro rumbo hacia el oeste para poder acercarnos hasta las proximidades de Murzuk

ETAPA 4: CRATER WAW EN NAMUS - MURZUK

A los pocos kilometros del cráter y en dirección Oeste , nos encontramos con un puesto militar, que fuertemente armados, incluido un anti-aereo,nos pararon y después de revisar quienes éramos, de donde veníamos y hacia donde nos dirigíamos, nos dejaron continuar. David, junto al guía y al policía pasaron 20 minutos antes y por eso tuvimos que dar más explicaciones de lo normal.

La verdad que estas muy controlado en todo momento, porque aunque llevas un guía y un policía en la expedición , que son obligatorios, en los muchísimos controles que pasamos, dejas la lista de quienes componen la expedición y siempre tenemos que ir agrupados. Son sus normas para que nadie "se pierda". Un error , a la hora de reagruparnos en un way-point, nos hizo perder tiempo y pararmos antes de tiempo aprovechando un albergue que teníamos en la ruta para poder ducharnos y comer placidamente. Dormimos en el mismo albergue, pero la verdad es que dejaba mucho que desear, era un cuchitril, pero Africa es Africa.

Segun nos íbamos acercando a Murzuk pueblo, en unas pistas de arena antes de coger asfasto, David notaba como su hdj 80 perdía fuerza y pensaba que se trataba de un problema en el turbo. Nos preocupó un poco a todos. Intentaron localizar un taller en el pueblo de Murzuk, pero los motores diesel no son frecuentes por esos lares y al hablarles de turbos, ponian cara de desconocimiento. Finalmente lo solucionaron, ya que le venía todo de una raja en la manguera del intercooler, que no la vieron. Un arreglo casero fué la solución al problema.

Pero teníamos otro problema mayor, algunos coches, como el de Felix y Mº Jose, que vinieron con la celula vivienda, que pesaba más de 500 kgs, el Toyota hzj 79 de Jokin que trajo su magiolina, y el Toyota hdj 80 de Antonio de Geonova, llevaban demasiado peso para poder realizar con exito la travesía por el Erg Murzuk. Habia dos soluciones, o no entrar o si lo hacían tenían que desprenderse de todo el peso posible. Optamos por lo segundo, amablemente nos cedieron las dependencias de la policía de Murzuk, para dejar todo el material que durante los tres días siguientes no fueran imprescindibles. Todo el mundo dejó todo el peso posible, asi que una vez ligeros de peso, con los depositos de combustible a tope, (eso es imprescindible para cruzar el Murzuk) ,agua y comida para tres días, nos adentramos unos 30 kms, de los casi 400 kms que tiene de norte a sur,para montar el campamento, estudiar la ruta por donde ibamos a cruzarlo y atacarlo con decisión al dia siguiente.

Por cierto creo que fué esa noche la que Felipe, como buen vasco,es un gran cocinero, nos preparó una paella, que estaba para chuparse los dedos. Desde estas lineas, mi agradecimiento más sincero. Otro día y a petición popular, tambien nos preparó otra. Tambien hubo excelentes cocineras, prepararon tortilla de patatas, rissoto, pasta, etc tambien va para ellas mi agradecimiento.

ETAPA 5: ERG MURZUK - ERG MURZUK

Madrugón como todos los días y en marcha. Los primeros kms parecía que aquello iba a ser pan comido, ibamos sorteando los cordones con una facilidad pasmosa, ibamos a un gran ritmo, sin apenas enganchones que estabamos todos sorprendidos de lo fácil que pintaba el tema.

Cogimos una de las rutas mas difíciles sobre el papel, que es ir hacia el paso de Tilemsin, en vez de bajar más al sur hacia el paso de Anaj, nos fuimos un poco hacia el Sur-oeste. Más tarde nos daríamos cuenta que realmente era muy, pero que muy complicada.

Ese primer día en el Murzuk y cuando le estabamos perdiendo un poco el respeto, tuvimos el primer contratiempo serio. Eran mas o menos las 3 de la tarde, cuando se oye por la emisora que un coche a volcado. Era el Hdj 80 de Antonio. En una duna se ladeó un poco, no la encaró por donde deviera,se le clavaron las ruedas por que la arena estaba blanda y bastó un segundo para el desastre, el coche dió dos vueltas de lado, hasta quedarse apoyado por un costado.

El equipo médico corrió, pero por fortuna todos estaban bien, un pequeño corte en la mano de Antonio, caras de susto en los tres ocupantes y enseguida nos pusimos a ponerlo boca arriba. La luna rota, varios cristales de puertas rotos,3 ruedas desllantadas, el techo muy aboyado, material de filmación por el suelo, alguna cámara jodida, arena por todo el interio del coche, cámaras de fotos, gps, emisoras,peligraban de sobrevivir y un gran disgusto en el cuerpo de todos. Comprobamos que el motor no había sufrido y después de rellenar el aceite que perdió el carter y que había ido a parar al turbo y que al ponerlo en marcha se produjo un autoencendido, hubo que calarlo rapidamente porque sino hubiesemos tenido algun problema serio de motor. David nos enseño como con agua, jabon y un buen compresor pudo volver a llantar los neumaticos. 

El desierto nos mostró una vez más, que jamás hay que perderle el respeto, montamos el campamento alli mismo y al día siguiente todo el mundo iba mas precavido. Madrugón como siempre y en ruta. Apenas teníamos contratiempos, íbamos a un gran ritmo , subíamos dunas que parecían montañas, bajábamos dunas de más de 150 mts de desnivel, cortaban la respiración, se quemaba mucha adrenalina, disfrutabas como nunca yo había disfrutado en dunas . Hacía ya muchos kms que estabamos en zona de "no retorno", cualquier problema de mecánica que no tuviese solución era dejar el coche allí mismo , sería imposible sacarlo remolcado y eso acojonaba un poco. 

Las dunas eran impresionantes, mirases por donde mirases, eran señoriales, grandiosas, majestuosas y creíamos que se podía cruzar el Murzuk en día y medio. Apenas quedaban 14 kms, el ultimo cordón de dunas y lo hubiesemos logrado. Habían ollas que quitaban el hipo, si queríamos pasar el último cordón, había que meter 13 coches en ellas y salir por sus medios, intentábamos por un lado, por otro, un poco más a la derecha, un poco más al sur, nada, imposible, no nos podíamos arriesgar, Jhon que abría camino empezó a desesperarse, alguno gastaba bromas de que no podríamos salir nunca de allí y que teníamos que decidir por quien empezaríamos a comernos para sobrevivir. Se decidió por orden alfabetico, asi que los Antonios serían los primeros en ser sacrificados. Bromas aparte la cosa se puso seria cuando un par de horas después aún no habíamos dado ,no con la salida prevista, sino con ninguna salida. Tiramos un poco hacia el sur-este, hasta pillar un trak que llevaba Jhon y Felipe en su ordenador de una ruta que hicieron unos franceses. 

Se decidió que en vez de ir hacia el paso de Anaj, volviesemos otra vez hacia el punto de partida, es decir hacia Murzuk,habíamos gastado más combustible de lo previsto y dar la vuelta por el paso de Anaj, para despues subir por la pista de las pinturas rupestres de Matendhus, nos hubiese limitado por la autonomia de algun coche. El mío concretamente no creo que hubiese hecho con la gasolina que llevaba.

Se necesita una autonomia de 1000 kms. Siguimos hacia el este para coger el trak que teníamos en el ordenador . Nos quedaban por delante otros 300 kms de dunas en sentido norte. Pillamos muchas dunas "a contrapelo" y aunque eran un poco más suaves, eran realmente complicadas atravesarlas, tuvimos que hacer varias subidas muy diificiles,los coches exprimiendo toda la potencia del motor, la conducción tenía que ser perfecta, la linea a seguir era la marcada por el coche precedente, no había margen para ningun error, pero poco a poco fuimos superándolas.

Todos agradecimos mucho el haber dejado "los kilos de más". Hicimos nuestro tercer campamento en el Murzuk y al día siguiente, a media mañana, pudimos salir del que sin duda es uno de los erg más complicados de todo el Sahara. Recorrimos casi 600 kms del Murzuk en trés días y realmente estábamos muy satisfechos de haberlo cruzado en " ida y vuelta " y de las experiencias vividas dentro . Todos tendremos del Murzuk recuerdos inolvidables. 

A medio día estabamos otra vez en las dependencias de la policía para recoger todas nuestras pertenencias y dirigirnos hacia el tercer erg que nos quedaba por atravesarlo, el Awbari.

ETAPA 6: MURZUK - ERG AWBARI

Cogimos un poco de asfalto hasta la localidad de Germa, desde allí nos adentramos en el Awbari, pero ya desde el principio vimos que la ruta de los lagos que era la que ibamos a hacer, no tenia nada que ver con lo que hicimos hasta ahora. Las roderas dejadas por los coches libios que lleban a los turistas a ver los lagos ,nos decian que aquello era "demasiado turístico". Cuando llegamos al primero de los lagos y vimos los "chiringuitos" y un grupo de japoneses nos confirmó lo que pensábamos.

Aunque la verdad es que los lagos son una autentica maravilla para la vista, en medio de grandes dunas, ver un oasis con sus palmeras, su vegetación, fué realmente una magnifica estampa para los amantes de la fotografia. Estábamos muy de relax, acampamos un poco separados del lago, por eso de los mosquitos y montamos el campamento. Por la noche tuvimos la visita de algun lugareño, algunos a vendernos algun recuerdo y otros a amenizar la charla de la hoguera con algun instrumento musical . Charlas, risas,corría el ron para unos y el té para otros y a una hora prudente todos al sobre que a la mañana siguiente ,como siempre tocaba madrugón.

Paco preparó su para-motor para que Irene rodara junto a él, como todos los días desde al aire las magnificas vistas de los lagos, que seguramente desde el aire serían impresionantes. Corría más aire de lo normal, pero no podía dejar escapar la oprtunidad que se le brindaba. Los coches cogimos una ruta y Paco e Irene iban por delante a unos cuantos metros de altura. En un momento comunico por radio que le resultaba muy complicado avanzar y que incluso el viento le hacía retroceder. El vuela a una velocidad más o menos de 30- 40 km/h, pero si el viento le viene de cara le puede mandar hacia atrás. Un rato más tarde comunicó por la radio que tenia que aterrizar y dió las coordeandas de donde estaba en ese momento. Se le perdió en la zona visual, pero como teníamos las coordenadas gps, solo era cuestión de ir a por ellos.

Pasaban los minutos y ya por la radio no respondía. Antonio de Geo Nova se empezó a preocupar, por si hubiesen tenido un mal aterrizaje, Javier ,su socio, le tranquilizaba. Segun las coordenadas estaban a unos 5 kms al este, asi que Jhon, Javier y Antonio, decidieron ir a por ellos y el resto del grupo nos quedamos tomando un té, haciendo fotos o contemplando uno de los lagos.

Yo me percaté de que un coche de la policía, un Toyota pick-up estaba en lo alto de una loma y parecia tener problemas para seguir, me acerqué y estaba atrapado en la arena. Saqué la eslinga y un simple tirón bastó para liberarlo, dándome las gracias por ello. Un simple "sucram", del policía que me ofreció un cigarrillo y yo le saqué una cerveza bien fría, que no dudó en cogerla. Fué un minuto y parecíamos amigos de toda la vida. Los que fueron al rescate llegaron pasada una hora aproximadamente, volvieron, pero sin ellos, en las coordenadas que dieron no estaban, y no se veía rastro de ellos.

La preocupación del grupo subió de manera considerable. Llevaban dos horas perdidos, el sol apretaba y aunque era una zona teoricamente muy transitable, el desierto esconde trampas, que si caes en ellas te puedes complicar mucho. Empezamos a sacar conclusiones, que si el viento viene en esta dirección, que seguramente los datos gps que dieron tenían un error, que lo más seguro estarán en el otro valle, etc. Nos guiamos de la intuición de Jhon, que creia haberlos visto por ultima vez sobrevolando el valle paralelo a donde estábamos y decidimos ir todos para allí. Era una operación rescate en toda regla.

Por la radio seguian sin responder, todos los ojos miraban hacia las dunas de los lados por si alguien veía algo. Pasaban los minutos y ni rastro de ellos, llevaban ya más de tres horas perdidos, cuando alguien encontro el paramotor, respiramos, pero seguiamos sin rastro de ellos. Aparentemente habian aterrizado bien, pero el aire habia borrado las huellas hacia donde se habian dirigido. Unos nos quedamos en los alrededores y otros decidieron ir hacia el primer lago, que era la referencia que ellos tenian y que probablemente se habrian dirigido.

Por fin aparecieron, llevaban caminando más de 10 kms, y pasaron un mal trago. Las coordenadas facilitadas por la radio antes de aterrizar, bailaron en un nº y fué suficiente para ir a buscarlos al sitio equivocado.Nunca se supo si el error fué de quien lo cantó o de quien lo escribió. Abrazos, risas y explicaciones pusieron punto y final a algo que se quedará en anecdota, pero que pudo tener graves consecuencias. Poco a poco fuimos saliendo del Awbari, con alguna complicacíon que otra, hasta montar el ultimo campamento poco antes de coger el asfalto que nos llevaría de nuevo a Tripoli.

El viaje estaba llegando a su fin en lo que a desierto se refiere, el cansancio acumulado durante tantos dias hacia mella y todos buscábamos una buena ducha y una buena cama, después de 10 dias de dormir en el suelo.

ETAPA 7: REGRESO A TRIPOLI

Los ultimos planos que quisieron filmar, les retraso un poco al equipo de Geo-Nova y una confusion en una de las gasolineras del pueblo donde habian quedado, les hizo perder más de cuatro horas, cuando aun les quedaban más de 700 kms. hasta Tripoli y realizaron gran parte del viaje de noche, con lo que ello conlleva. A medio camino, nos paramos a tomar un tentenpié, y me llamó la atención el nivel de todo-terrenos que tienen para llevar a los turistas al desierto.

En una gaslolinera estaban repostando 4 VDj 200 con apenas 3000 kms,con barras antivuelco y preparados con planchas, palas, etc.y también algun hdj 100, todos de la misma empresa de turismo. Pregunté al encargado si estaban contentos con la nueva adquisición y su sonrisa lo dijo todo.

Kms más adelante ,el kdj 125 de Agus, con un problema en la entrada de gasoil a un inyector le dejó tirado y tuvo que ser remolcado hasta Tripoli y también llego más tarde de lo quiso. El resto del grupo nos fuimos acercando hasta Tripoli un poco a su aire. Nosotros llegamos sobre las 6 de la tarde, pero la entrada hasta el hotel nos costó otras dos horas más.

Tripoli no habia cambiado en una semana y el caos circulatorio seguía siendo caótico. Felix y Mª Jose, que por razones de trabajo tuvieron que abandonarnos un par de días antes, nos avisaron que el Hotel de Tripoli no estaba como se lo habían imaginado, hablamos con David, que era el encargado de gestionar los hoteles y que por una razón o por otra, que la culpa de uno y de otro, nos habian cambiado de hotel y nos bajaron de categoria. Hubo mosqueo un par de días, pero no quiero que ese "detalle" empañe un gran viaje, que sin duda nos marcará. La organización nos pidió disculpas por el fallo, las aceptamos y hay que reconocer que tanto Jhon a la hora de abrir pista, David como mecanico y sus colaboradores tienen un gran equipo y seguro que seguiran teniendo exito en sus viajes.

Una visita a las ruinas romanas para unos, visita a la medina para las compras de turno para otros, pasamos el día de descanso en Tripoli, que aunque sea de paso es una cuidad que no tiene nada especial, eso sí hay una avenida entera llena de tiendas de recambios de coches, sobre todo de Toyota y a precios de risa.

ETAPA 8: TRIPOLI- MARSELLA

Los trámites para volver a cruzar la frontera con Tunez, fueron algo más ágiles y esa noche volvimos al pueblo tunezino de Matmata para dormir, al dia siguiente nos hospedamos en la cuidad turística de Hammamet, llegamos a la hora de comer, buscamos un buen restaurante y dimos buena cuenta de la gastronomía tunezina. Por la tarde algunas compras de última hora .

A la mañana siguiente, cogimos el barco para atracar en Marsella 21 horas después,nos despedimos de todos los de la expedición y cada uno para su casa. Fueron más de 8000 kms, muchísimos de ellos por dunas y en este viaje me han quedado varias cosas claras, y una de ellas es que tengo que volver a Libia.

En la web www.geonova.es, podeis ver el magnífico documental que dicha productora grabó de este viaje.

Fernando Arregui

volver
viaje realizado en 2011 Febrero
Fernando Arregui